Inicio
Desafío en el San José

Ascensión por el día

Integrantes

Claudio Lois

Florencia, canino

Fecha

Domingo 12 de Abril 2015

   Llevaba alrededor de 5 años prometiéndome que en la próxima temporada veraniega iba a intentar el San José por el día ya que la cumbre tiene un significado especial para mí y el desafío del Plomo por el día ya lo había cumplido muchos años antes ( 11 hr ida y vuelta desde Laguna Franciscano).

   Mi abuelo hizo el San José el año 44 a los 21 años y llegó solo a la cumbre envuelto en un mameluco con diarios debajo a modo de aislante, con bototos de trabajo y debe haber sido de los primeros, ya que la primera ascensión fue el año 31, mi abuelo sigue vivo así que el desafío lo hice en parte en nombre de él, si el pudo en esas condiciones con ninguna posibilidad de ser rescatado por terceros, yo con mucha mas experiencia y equipo de primera, no tendría que tener problema alguno.

   El año pasado ya se me estaba pasando la temporada como de costumbre y la idea no fue hacerlo solo pero tampoco voy a decir que busqué mucho la compañía, a los que invité no les interesó el hecho que con toda probabilidad no iban a ir acompañados( ya fuera que ellos pasaran a la delantera o lo contrario).

   Por fin lo fijé para el Domingo 12 de Abril y siempre tuve en mente partir de abajo desde las veguitas al inicio del valle de La Engorda, llegué en la tarde del día anterior e hice el trayecto desde el Cabrerío con mi mujer que me iba a servir de radioenlace por si pasaba “algo”, acampé en mi sitio favorito a 2510 m y dejé listo mi equipo para levantarme a las 5:30 y partir alrededor de las 6:00.

   De equipo llevé mis botas de cuero de media montaña semi rigidas, pantalones de montaña cortavientos gruesos pero sin acolchado, primera capa arriba, una parka de pluma deportiva con capucha sellada muy abrigadora y encima un goretex con capucha sellada también, gorro de polar,guantes de alta montaña con dedos, mis bastones y una mochila con barras energéticas y galletas, una botella de 1,6 litros y por último linterna frontal, mi celular, una radio. Podría haber llevado un teléfono satelital pero no tuve el tiempo de activarlo así que prescindí de él. No llevé crampones a pesar que los tenía en el campamento base, esto en base a un riesgo calculado que probó ser cierto, hacia tres semanas habían sido los aluviones de Atacama y el sector del glaciar estaba cubierto con nieve que supuse no completamente endurecida aún lo que fue correcto.

   Debo reconocer que la cantidad de comida y agua fue muy justa , la botella la llevé vacía hasta Plantat y de allí fui rellenando hasta los 4.100, con todo igual fue levemente insuficiente desde ese punto ida y vuelta, de repente con 2 o 2,5 litros habría andado mejor. La comida fue justa pero me alcanzó bien para llegar a la cumbre así que las energías no me abandonaron cuando mas las necesité. Para la posibilidad de puna tengo muy buena cabeza así que no la consideré como un obstaculo y efectivamente no tuve problemas.

   Por fín partí a las 5:55 am a oscuras, había luna creciente así que igual se veía bien el camino, con buen tranco llegué a Plantat (3.150m ) mas o menos cuando estaba clareando y descansé y me hidraté unos minutos, había una carpa al lado del refugio y al parecer también había gente en el interior del refugio, ellos fueron los últimos que ví hasta volver al campamento al final del día al inicio del valle de La Engorda.

   El tramo hasta Las Lajas(3.550m) y Los Arenales(3.600) fue expedito y cuando empecé a acercarme al inicio del filo(4.010 m) donde también comienzan los penitentes iba con un tiempo fantástico , digamos como para hacer la cumbre alrededor de las 13:00, cuando me asomé al campo de penitentes este simplemente había desaparecido, en su lugar habian rocas del tamaño de una persona y algunas mas grandes como del porte de un auto, todas ancladas sobre el hielo y rodeadas de gravilla, asi que empecé a caminar entre las piedras haciendo camino al andar y rodeandolas, a veces haciendo escalones a veces pegando saltitos, cuando había andado unos 400 o 500 m ( 4.250m)me dí cuenta que el sector de los penitentes iba a continuar así en todo su largo y que me iba a cansar mas de la cuenta y probablemente no iba a poder cumplir mi objetivo, así que decidí tomar un acarreo y montarme antes de tiempo al “Filo”, con la esperanza de que hubiera algún camino, siempre había tenido la curiosidad de explorar esa ruta y suponía que podía ser buena.

   El acarreo no estuvo especialmente complicado excepto la parte final con mas pendiente, pero una vez que llegué a la cresta en aproximadamente los 4.450m me di cuenta que no había camino y que era muy accidentada,lleno de piedras grandes y sueltas, sin laderas con gravilla como para improvisar un camino. Con todo igual era transitable pero quizás me hubiera ido mejor seguir en el campo de penitentes, como ya había tomado esa ruta no me quedó mas que seguir y tratar de conectar con el campamento 4.800 lo mas rápido posible y con el menor gasto de energía.

   Al final llegué al campamento 4.800 y mi tiempo ya había empeorado bastante, el tiempo estaba despejado con nubes tenues en altitud y ya eran alrededor de las 12:00, pero lo que es peor es que empezó a salir un viento muy fuerte y arrachado, por suerte andaba muy bien preparado, la comunicación radial era cada 2 horas en las horas pares.

   Desde el 4.800 avancé raudamente hasta unos 500 m antes de la lengua del glaciar en los 5.200 unos 200 m de desnivel mas abajo del inicio de la lengua del glaciar, donde la nieve “cartón“( dura en la superficie, blanda al interior y muy quebradiza) me empezó a detener , esta nieve provino de el frente de los aluviones de Atacama y eran alrededor de 40 cm.

   No me quedó mas remedio que bajar la velocidad y usar la tecnica de doble pisada, es decir, avanzar con un pie sin transferir el peso y patear y quebrar la nieve, y luego que está bien apoyado ahí se transfiere el peso, esto es mas lento pero si no se hace, es probable un pronto agotamiento.

   El lado bueno fue que la lengua( 5.400 m) la pude cruzar sin mayor peligro tal y como lo había previsto, luego de la lengua glaciar había nieve mas suelta cubriendo el camino la cual sorteaba yendo por los espacios libres entre los bancos hasta llegar al inicio de la recta final (5.500 m) que conecta con el cráter norte, donde uno ya tiene la cumbre en la mano.

   En ese momento empecé con suaves y placenteras alucinaciones, escuchaba voces y música lejana, nunca hubo nadie cerca, el ritmo lo disminuí considerablemente pero alrededor de las 15:00 estaba en el cráter norte y lo rodeé por el norte y el este para acercarme a la cumbre internacional (la “cumbre” ), en ese momento los vientos estaban fieros y me botó al suelo unas dos veces antes de llegar a la cumbre, estamos hablando de un tiempo otoñal del 12 de abril, fotos no pude sacar muchas porque la mano se me congelaba en 30 segundos y la cámara murió después de unas 20 a 30 fotos, evité sacar fotos en el trayecto para no demorarme y tomarlas de bajada y quizá fue un error ya que solo tengo fotos de la cumbre.Calculando la velocidad del viento sospecho que estaba alrededor de los 100 kph pero a rachas que se sostenían un par de minutos, en la cumbre la gravilla volaba.

   Por fin llegué a las 15:30 a la cumbre y permanecí unos 10 minutos tomando aire y comiendo y bebiendo las últimas reservas, el agua la agoté en la cumbre y de vuelta fui comiendo nieve que había mucha y estaba blanda, comida me sobró un poco pero la devoré mucho antes de llegar a campamento así que la parte inferior del trayecto de vuelta le agregué a las alucinaciones el hambre y los retorcijones.

   Partí a toda velocidad de vuelta y llegué con muy buen tiempo al 4.800 alrededor de las 17:30, decidí irme por el camino que hice de subida ya que es preferible el diablo conocido, el campo de penitentes no se veía muy bien y en las condiciones en que estaba no habia espacio para improvisar en caso de inconvenientes con la ruta.

   En ese momento el camino empezó a cobrar su peaje y las uñas de los dedos gordos de ambos pies estaban completamente machucadas por las patadas involuntarias a las piedras y por el roce con el fondo del zapato, y eso que los zapatos son muy buenos, simplemente el pie no esta hecho para caminar por caminos tan malos por tanto tiempo. La velocidad de bajada la disminuí considerablemente por el dolor de los dedos gordos.Por el apuro caí varias veces al suelo en el filo y en el acarreo de bajada , ninguna de las caidas con consecuencias. Al final la noche me pilló a las 19:30 aproximadamente al inicio del campo de penitentes (4.010 m) , consideré que ya estaba seguro y que solo era cosa de tiempo y caminata.

   Me puse la linterna frontal pero la luna salía tipo 3:00 am, la oscuridad era total y la linterna no me servía para tomar rumbo, solo para ver lo inmediato así que antes de llegar a Los Arenales, tomé mas a la derecha el camino , cuando me percaté ya era tarde así que no me quedó remedio que continuar y tuve que descender por unos acarreos pésimos y de nuevo , sin poder tomar rumbo, solo podía ver lo inmediato. El dolor y el daño de los dedos aumentó, luego pasé Los Arenales y Las Lajas y mas o menos a mitad de camino rumbo al Plantat estimé que iba muy a la derecha así que corregí cargándome a la izquierda, y con ello me monte al campo de piedras gigantes que está mas arriba del Plantat por la misma ladera, horrible y con peligro de descrestarme, tuve que hacerlo con cuidado, por fín salí por arriba del Plantat y conecté con el sendero que lleva al Josecito.

   Al final me dí cuenta que mis capacidades mentales estaban disminuyendo con el cansancio y el hambre así que extremé los cuidados.

   A partir del Plantat la huella está bien marcada así que continué sin mayores sobresaltos y lo único que imploraba era llegar a la parte plana, esto es al valle de La Engorda, el dolor de los dedos era insoportable pero había que seguir no más.

   Luego ya acercándome al campamento no se veía nada y simplemente me perdí, ya no razonaba correctamente y las dimensiones en el terreno no me calzaban y estaba al borde del delirio, llamé a mi mujer y le dije que saliera y utilizara la pantalla de su celular para indicarme el camino, no nos podíamos poner de acuerdo a través de la radio, así de desorientado estaba.

   Por último ví una luz y me acerqué , cuando ya estaba cerca, mi perrita que me había acompañado en el desafío había llegado primero a mi carpa y la estaba acariciando mi señora, luego a metros de la carpa veo que está conversando con un tipo y me dije que hace este h.. pellizcandome la uva? En ese momento me doy cuenta que mi lugar de campamento, mi carpa , mi mujer etc. que yo juraba de guata que era lo mío simplemente no era tal y esta pareja me vió tan desorientado y que hablaba entrecortado y desfalleciente, que se asustaron un poco y me acompañaron a mi carpa a pesar que les dije que no lo hicieran.

   Por fin en campamento comi y bebí lo necesario y abracé a mi mujer contento de estar de vuelta sano y salvo con el desafío cumplido a las 22:00 unas 16 horas en total con 3.350 m de desnivel cubierto en 30 km de caminata ( 15 a la cumbre).

   La idea era bajar un rato después pero no fui capaz así que nos levantamos a las 4:00 am cuando salió la luna e hicimos el trayecto al auto de noche al cual llegamos a las 5:30 y de ahí a las 7:00 del día Lunes 13 llegamos al rico taco de la Avenida La Florida, a las 8:30 llegamos a la casa donde mi señora tenía que ir a su trabajo a las 9:00 ( llegó unos 20 minutos tarde).

   Unos días despues perdí ambas uñas de los pies y hasta el día de hoy 10 meses después las estoy recuperando aún, aparte de eso nada especial en cuanto a averías físicas.

      Santiago, 9 de Febrero de 2016

   Claudio Lois (claudiolois@hotmail.com www.andesoutdoors.com)

andesoutdoors ®

Webmaster: Claudio Lois Andrighetti          Av. San Francisco Nº 415 Oficina 414, Santiago, Chile         56 2 790 32 02 -- 56 9 9227 79 98 -- 56 9 9584 37 01